11 oct. 2011

A cada paso que intentamos avanzar retrocedemos, a cada paso que damos nos caemos, a cada paso que damos los recuerdos nos debilitan, a cada paso que damos vemos todo gris, a cada paso que damos alguien nos lastima, a cada paso que damos comentemos algún error, a cada paso que damos retrocedemos y después de todo esto nos preguntamos y ahora ¿Cómo me levanto? No hay una fórmula para poder caminar, no cometer  errores o para tan solo ser feliz.
Las cosas cuestan, la vida a veces nos pega un poco, a veces son como desafíos que tenemos que cumplir y cada desafío tiene sus reglas y su destino final, cada desafío nos hace crecer, nos ayuda a mejorar enseñándonos que hay cosas que nos van a mover o sacar del rumbo que teníamos cambiándonos el camino de lugar, haciendo que tomemos una ruta distinta que no siempre va a ser la correcta, una ruta que puede ser mejor o peor que otras. La ruta que elijamos puede ser peligrosa o segura.
Tenemos que decidir que tuta tomar sabiendo las consecuencias, sabiendo que nos podemos perder o que podemos llegar a destino sin atravesar obstáculos.
Todo depende de nosotros.

2 comentarios:

  1. el acmino que nosotros elegimos teemos que llegar hasta el final!!

    ResponderEliminar
  2. tienes razón todo depende de nosotros!1

    ResponderEliminar