18 jul. 2012

Cagadas.

No creo que sea la persona más adecuada para hablar de amor. Generalmente cometo el error frecuente de mandarme cagadas con los flacos que merecen a la mejor mina del mundo, cosa que no soy. Soy una de esas flacas que deja las cosas claras y a veces tanta claridad no se entiende tanto.
Las historias de amor siempre traen problemas cuando pasan a ser de más de dos, tanto por amigos como por otros amores fugaces que nos hagan pecar. Siempre hay terceros, cuartos o quintos que se meten para ayudar a algunas de las dos personas involucradas en la relación porque sienten que decirle o aclararle algo le va a ayudar a estar mejor, y obvio para esa persona que querían ayudar todo sirve pero para el otro lado las cosas empeoran. Cuando querés a alguien y las cosas se complican sentís que el mundo se derrumba, que todo lo que digas va a ser sin sentido porque no va a arreglar nada, que las cosas van a cambiar para siempre. Empezás a hacer de todo un drama entonces ahí vienen los tropezones porque nos estupidizamos y ahí empezamos a mandarnos las cagadas, cuando empezamos a hacer todo en ese estado. NADA va a salir bien, parece que no aprendemos que primero hay que calmarse, soy la primera que debería tomar ese consejo, después respirar hondo y cuando ya tenemos el cerebro apto para usar las neuronas empezar a hablar, a aclarar los bardos.
Siempre, por supuesto porque somos humanos, vamos a tomar como opción el hecho de mandarons a hablar cuando estamos en ese estado en el cual no podemos ni siquiera armar una frase coherente completa. O también para evitar todo esto podemos chan chan chan chan NO MANDARNOS CAGADJAJAJAJAJJAJAJA mentira, jamás va a pasar eso. Siempre te vas a mandar LA CAGADA que obviamente va a llegar cuando todo estaba muy bien y estabas en "el mejor momento" que no eran tan mejor momento porque habías hecho algo que lo podía cagar, entonces ese  "mejor momento" siempre estuvo amenazado por TUS pelotudeces y TUS estupideces.
Eso.
No tienen que hacerme caso.
Gracias por leerme.
Adiós.

No hay comentarios:

Publicar un comentario