20 ene. 2012

Un no que se convierte en si

No es tan sencillo aceptar un no cuando queremos un gran SI. Tampoco es fácil aceptar ese no cuando estamos haciendo todo lo que está a nuestro alcance para que se convierta en un si pero nada es suficiente.
Todas esas cosas a veces nos traen más no, no, no lo que provoca que ese NO que había posibilidad de que se convierta en un SI, quede en esa palabra negativa que a veces tanto odiamos.
En la vida tenemos que aceptar esos NOOO! Que jamás hubiésemos querido escuchar, pero es algo de la vida aprender que no siempre vamos a tener todo lo que queremos porque así sería todo demasiado sencillo y ¿Quién dijo que la vida sería sencilla?
Hay situaciones donde esos NO son correctos pero somos tan caprichosos que simplemente el si, aunque nos haga mal, queremos por el simple hecho de que no lo tenemos. Es como los bebes ellos piden un juguete se lo das pero en el instante que vos agarras otro juguete ellos dejan ese que tanto te habían pedido para empezar a llorar por el que uno tiene.
En esos casos que conseguimos el si cuando siempre debería haber sido un no porque eso era lo correcto, esa palabra ya no es tan maravillosa porque ya es nuestra, ya la conseguimos y vemos las consecuencias que ese SI nos trajo y ahí es cuando pensamos que ese no jamás se debería haber convertido en un si.

2 comentarios:

  1. Me ha gustado muchísima esta entrada , de verdad un blog preciooooso:D
    Te sigo:D

    ResponderEliminar
  2. vaya si que me disgustan eso NO..pero hay que saberlos aceptar porque hay algo bueno en esos NO y algo de malo en esos SI!!

    ResponderEliminar